Agapornis canus

Agapornis canus

Los agapornis son aves que, casi en su mayoría, son de origen africano, pero siempre hay excepciones. El Agapornis canus, también conocido como el inseparable de malgache, se encuentra en la zona costera de Madagascar; técnicamente, Madagascar es isla africana, pero resulta curioso, porque el resto de agapornis conviven en el propio continente africano, mientras que el canus lo hace en la mencionada isla. Fue descrito por vez primera a finales del siglo XVIII (1788) por Johann Friedrich Gmelin (1748-1804), un conocido naturalista y químico alemán.

El canus está considerado como una transición de la familia de los loros colgantes. La única subespecie conocida del canus canus fue descrita y, por consiguiente, descubierta en 1918 bajo el nombre de Agapornis ablectaneus.

Aspecto

El Agarponis canus no solo es especial por la zona en la que vive, sino también por su marcado diformismo sexual; en otras palabras, este grupo de aves muestra claras diferencias visibles —concretamente en el color—, si bien no presenta mutaciones de color conocidas. El macho tiene la cabeza, el cuello y el pecho de color gris perlado; el resto del cuerpo es totalmente verde. En cuanto a las hembras, presentan un color casi completamente verde, con una especie de película grisácea sobre las plumas. Las coberteras secundarios inferiores de a las alas son negras en los machos, mientras que en las hembras estas plumas son verdes.

El aspecto del ablectaneus también es diferente: la cabeza, el cuello y el pecho son de color gris oscuro con un tono violeta y el cuerpo presenta un verde más oscuro. Cabe destacar que los canus suelen medir, aproximadamente, 14 centímetros de altura.

¿Cómo criar un Agapornis canus?

En términos de alojamiento, el canus es una especie que no requiere de necesidades especiales. Puede alojarse tanto en jaulas como en aviarios, siempre teniendo en cuenta que puedan refugiarse del frío, ya que son sensibles a las temperaturas bajas.

Para que un Agapornis canus pueda ser criado satisfactoriamente, es necesario que se sienta lo más a gusto posible. Se requiere, en efecto, de mucha paciencia. La pregunta es: ¿cómo consigo que esté cómodo?

Algunos criadores aseguran que cuando no comparten espacio con otras especies de agapornis, se sienten más relajados, aunque no sea una afirmación con base científica. En general, unas buenas condiciones: alimentación, alojamiento… son siempre esenciales. Sobre la alimentación, esta especie se alimenta casi exclusivamente de semillas gramíneas. Con respecto a los nidos, no hay un consenso sobre cuál es el más adecuado: hay quienes les ofrecen un nido normal con hierba dentro; otros utilizan nidos profundos de periquitos con fibra de coco.


Quizás te interesen otras categorías:

Comida para agapornis

 

Alimentos para nuestros inseparables

Accesorios para agapornis

 

Todo tipo de accesorios para Agapornis

Cuidados

 

Otros cuidados

Juguetes para agapornis

 

Juguetes para Agapornis

Nidos para agapornis

 

Nidos para Agapornis

Deja un comentario