Agapornis lilianae

Agapornis lilianae

El Agapornis lilianae, también conocido comúnmente como el inseparable del Nyasa o inseparable de Lilian, es una especie de agapornis nativa del este de África. Estos preciosos agapornis fueron descritos por primera vez en 1864. Curiosamente, en un principio se pensaba que el lilianae era un roseicollis, pero en 1894 George Ernest Shelley (1840-1910) los clasificó como una especie diferente.

Los lilianae viven en el sur y sureste de Tanzania, el noroeste de Zimbabue y el este de Zambie. Estas aves son propensas a vivir cerca de ríos, ya que les gusta bañarse varias veces al día; además, suelen agruparse en colonias de hasta más de cien agapornis. Se importaron por primera vez a territorio europeo en 1926; fue en Inglaterra donde, poco después, se obtuvieron los primeros resultados de cría. Se trata de una especie difícil de criar en cautiverio, aunque son ejemplares bastantes comunes de mascota por su carácter sociable.

Aspecto

El inseparable de Lilian —cuyo nombre hace honor a Lilian Slater, hermana del ornitólogo Slater— es un espécimen muy parecido al Agapornis fischeri, pero con algunas diferencias: una máscara rojiza y anaranjada más definida y oscura, así como la falta de azul en el vientre —color que sí posee el inseparable de Fischer—.

Los lilianae miden, aproximadamente, 13 centímetros de largo. Su cuerpo es de color verde y sus plumas de la cola son de color verde claro con una mancha amarilla anaranjada en el centro. El pico de estas aves es de color rojo, que va cambiando hasta color hueso con matiz azulado en la base. Sus ojos son generalmente marrones, con el iris más claro y el anillo ocular blanco. Por último, las patas de los agapornis lilianae son de color gris y las uñas de un gris más oscuro. Como curiosidad, esta especie de ave tiene una pose «orgullosa» y «mucho más noble» que otros agapornis como los personatus o los fischeri, anteriormente mencionados.

Cómo crían un Agapornis lilianae 

Muy importante es, como con cualquier animal que decidimos criar, tener en cuenta la alimentación. En el caso de los Agapornis lilianae, se alimentan principalmente de semillas de hierba y fruta, como ocurre con otras especies de agapornis. Como ya sabemos, no son fáciles de encontrar en cautividad, de modo que requieren de una atención mayor por parte de los criadores. Los lilianae utilizan materiales «blandos» para la nidificación: hierba o paja, en lugar de ramas. Con dichos materiales, la hembra de Lilian construye un nido en forma de bola en varios días.

Aunque se la considera una especie de cría fiable, resulta una tarea complicada conseguir que sobrevivan. El primer obstáculo es conseguir que las crías superen la época de muda; solo uno de cada cuatro ejemplares sobrevive a esta etapa. Los expertos no han encontrado una solución a esta problemática: algunos creen que se debe al estrés, mientras que otros lo achacan a la falta de vitaminas. Es por ello que se recomienda comprar y cuidar lilianae adultos.


Quizás te interesen otras categorías:

Comida para agapornis

 

Alimentos para nuestros inseparables

Accesorios para agapornis

 

Todo tipo de accesorios para Agapornis

Cuidados

 

Otros cuidados

Juguetes para agapornis

 

Juguetes para Agapornis

Nidos para agapornis

 

Nidos para Agapornis